BLOG AGUANTELOTA

BLOG DEDICADO A LA HISTORIA, ESTADISTICA Y ACTUALIDAD DE LOTA SCHWAGER

¡ HAGASE SOCIO O ABONESE Y APOYE AL CLUB Y PAGUE SU ENTRADA, ASISTA Y APOYE -----ACTUALIZADA SECCION FUTBOL JOVEN----

jueves, 14 de diciembre de 2006

PARTIDOS PARA RECORDAR: PALESTINO 2 - LOTA 2 (1978)





Introducción: En 1978, Palestino era el gran equipo de Chile, llegó a tener 44 fechas invicto y fue campeón nacional ese año. Era un equipo completísimo, tenía a Manuel "loco" Araya (qepd) con pasado minero en el arco; la defensa con la presencia de Don Elías Figueroa y un jóven Edgardo Fuentes era muy dificil marcarles un gol; en el medio, todo el talento de Manuel Rojas, la fuerza de Rodolfo Dubó y la sapiencia de Sergio Messen y adelante que decir, de Oscar "popeye" Fabbiani, todo lo que le llegaba lo convertía en gol y por las puntas, el argentino Ricardo Lazbal y el complicadísimo Pedro Pinto. Su entrenador era Caupolicán Peña que los traía desde 1973 bajo su mando y que incluyó un paso por la selección nacional para las eliminatorias al Mundial de Argentina 78.
Formación Minera: Lota ese día formó con Hugo "Cepillín" Grignafini, Emiliano Azocar, Juan Páez (la mejor figura del partido), Jorge Ulloa (juvenil seleccionado chileno), Juan "Mono" Jara, Eduardo "Hippie" Jimenez, Luis Diaz, Carlos Gómez, Rául Briones, Rainiero Nuñez (ariete paraguayo) y Francisco Guerrero (chileno pero que venía de Deportes Quindio de Colombia). En el minuto 46 ingresa René Chacano por Nuñez y Héctor Puebla por Briones. Nuestro entrenador en este partido era el ya mítico José Benito Ríos, que reemplazaba a Cantatore y teníamos las ausencias de Carlos Linarís, Washintong Abad y manuel "mono" García.
El partido se jugó en el Estadio nacional de preliminar de Universidad de Chile con Evertón. Arbitro del encuentro Eduardo Rojas.
El partido: "Veinte minutos de fútbol de jerarquía, a otro nivel. Veinte minutos para dos goles, tiros en los palos, jugadas de fantasía y dinámica colectiva. Veinte minutos para paladear este estilo moderno de Palestino. Lástima que son sólo veinte minutos, porque de allí en adelante todos le rinde tributo al trote con esa exasperante costumbre del futbolista chileno a mezquinar el esfuerzo cuando las cosas parecen fáciles. Y como ocurre siempre, el final es una suma de sobresaltos, con esa terrible dosis de suspenso y aflicciones que pudieron perfectamente evitarse. Pero pareciera ser la norma inevitable, donde por mucho rzonar cuesta encontrar la explicación satisfactoria.
A los 14 minutos culmina Fabbiani una estupenda jugada colectiva de Palestino en jugada con Messen. A los 19 minutos, es otra vez Fabbiani que cabecea un centro de Pinto.
Hasta allí, todo era de Palestino, pese a la oposición quijotesca de Lota Schwager, que no piensa en esconder su -en teoría- inferioridad futbolística en la defensa poblada o en los rechazos desesperados. El cuadro minero prefiere caer de pie y busca el arco de Araya casi con las mismas ansias que su rival. pero luego de la segunda estocada pareciera resignarse a servir de víctima propicia para una nueva victoria del imbatible Palestino.
Pero toda especulación pierde validez al iniciarse la segunda etapa y esa esperanza de una goleada que se hace pública en el hincha palestinista se esfuma. Toda la trama de la obra se viene abajo para dar paso a una novela de suspenso con esta levantada espectacular de Lota Schwager, que se afirma temprano en el descuento de Francisco Guerrero (le pegaba tan fuerte como el mortero Aravena) al cumplirse el minuto de juego. Ya no hay apuros para Grignafini. Es Araya quien transpira para evitar que su arco pase más bochornos. Es Elías Figueroa que se multiplica para llenar los vacios, pero que al final termina cayendo en el ritmo de los demás. Entonces todo es para Lota, con Juan Páez abortando todos los ataques esporádicos de Fabbiani y con Luis Díaz instalado en el centro del campo, como administrador absoluto de lo que fuera terreno palestinista.
Cuando a los 78 minutos el cabezazo de Juan Páez supera la volada de Araya después de un corner servido por Briones y el empate consolida el trajín, el amor propio y el esfuerzo de los mineros.
Los doce minutos que quedan son para la zozobra, son para pensar que el invicto de 34 fechas puede terminarse ahora. Y podría haber sido si Manuel Araya no vuela espectacularmente para controlar un remate de René Chacano y ya no quedaba tiempo para más.
Comentario final: Cuando la calidad no es suficiente hay que agregar una cuota de sacrificio. Hay que sumar más esfuerzo. Hay que apelar al sentimiento. Lota Schwager le dio una lección a Palestino, después que éste mezquinó su fútbol de fantasía para rendirle culto al trote.

1 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Felicitaciones de un hincha de Palestino por este notable trozo de nuestra historia...
La mejor de las suertes a un equipo que tiene todas mis simpatias como Lota Schwager y espero verlos pronto de vuelta en primera division.

3:32 a.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal